El tatuaje. ¿Una obra de arte?

Cuando se realiza una revisión del concepto de obra de arte, la definiciones más generales en que coinciden algunos autores, atribuyen una serie de características determinadas a la obra, la cual de no poseerlas ésta dejaría de serlo, algunas de estas características son, la originalidad, la irreproductividad, y su “initulidad”, éste ultima es una característica algo polémica por cuanto en objeto o creación en particular se considera obra de arte cuando su fin último no perdigue un criterio de funcionalidad, es decir, no se ha creado con más función que el estético, o lo mencionado por Kant producir una sensación de placer o displacer.

Por otra parte, la irrepoductibidad viene dada por el hecho de que se considera que la característica principal de una obra de arte es que no puede ser reproducida, por ejemplo en una producción en serie la obra debe ser única , cuando un objeto de reproduce tantas veces para un mercado de consumo masivo pierde su valor especial y por lo tanto no es digna de apreciar, sin embargo, hoy día muchos productos de consumo son creados con diseños particularmente cuidados y si se quiere artísticos, pero éstos persiguen el fin último de vender.

Asimismo, la obra también debe ser original, es decir que no haya sido creada con anterioridad algo parecido, esto también es evaluado por la curaduría de expertos en arte, en la mayoría de salones y galerías a nivel mundial, quienes además evalúan la técnica con que fue realizada, esto ha sido muy criticado desde tiempos de la modernidad, cuando entre muchas otra cosas surgieron artistas rechazados por esos procesos curatoriales y deciden crear sus propios espacios y normas, naciendo así entre otras cosas las vanguardias. Es necesario evaluar entonces, hasta qué punto el juicio experto es necesario para considerar una obra de arte como tal.

Ejemplo de ello es el Tatuaje, actualmente, cada día es más aceptado socialmente este “arte” que tiene miles de años, es bien sabido que en un principio el mismo perseguía fines rituales, espirituales, y decorativos para algunas de las más antiguas civilizaciones, sin embargo, hoy por consenso popular se habla del arte del tatuaje como algo que no persigue más que un placer estético.

Ahora bien, cuando nos referimos a un tatuaje en particular, éste no se podría evaluar con los criterios comunes a una obra de arte, de hacerlo de esta manera, se podría decir que, un tatuaje en especifico seria arte por cuanto sea original y no hay sido realizado anteriormente, que no sea copiado en otra piel y cuya técnica sea considerada de alto nivel, donde se persigan valores plásticos propios del tatuaje que sean notables, la composición, armonía con el cuerpo, entre otros, con respecto al soporte al ser la piel humana es un arte efímero.

Pero ¿qué hacer cuando no existen normas curatoriales internacionales para el tatuaje?, un tatuaje no es algo que se comúnmente expuesto en una galería o salón, frente a esto, cada día este grupo de artistas rechazados como en un principio fueran los impresionistas, abren exposiciones y eventos llamados “expotatoo” alrededor del mundo, en donde entre otras cosas se pueden apreciar el trabajo y las obras creadas de manera directa por los artistas, allí son premiados los mejores tatuajes y su jurado está compuesto por artistas del tatuaje de notable trayectoria, esto cambia el paradigma de que los críticos de arte no son artistas, en este caso lo son.

Asimismo, si se aplican los criterios del arte académico al tatuaje muchos considerarían que un tatuaje no es una obra de arte, pero esto mismo ocurre con las creaciones de los pueblos indígenas ancestrales hoy expuestas en muchos museos, a las cuales como dice Lelia Delgado en “Introducción a la Estética de las Sociedades Antiguas en Venezuela” no se les puede aplicar el mismo concepto de arte europeo, en pero en este caso si tomamos los propios lenguajes, técnicas y normas del tatuaje, estos constituyen verdaderas obras que no tienen otro fin que el placer del observador.

Fuente de Imágenes

Espero les haya gustado. Les invito a leer mis próximas publicaciones y siempre estaré dispuesta a responder sus preguntas y comentarios. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *