Sesión fotográfica “El diablo tiene forma de mujer”

¡Saludos! en esta ocasión quiero mostrarles un ejercicio que hice para la asignatura de técnicas de expresión en el año 2016, en el cual debíamos hacer una sesión fotográfica inspirada en nuestra temática plástica, en este caso estaba abordando como siempre los mitos y leyendas de mi tierra natal “Carora”, pero tomando como inspiración un relato fantástico que realicé, el cual pueden leer Aquí.

Capilla el Calvario

La locación escogida, fue la capilla “El calvario” la cual está ubicada al final de la calle con el mismo nombre en el casco histórico de Carora. Dicha capilla es de tendencia barroca, construida en 1787 y declarada Monumento Histórico Nacional el 2 de agosto de 1960.

En la fachada aparte de las tres cruces que representan El calvario, también se pueden identificar las formas de dos cuernos, tomando un poco los pares de conceptos de Heinrich Wolfflin , 2011 (en el libro Conceptos Fundamentales De La Historia Del Arte), en cuanto la arquitectura Barroca, los abiertos y cerrados, lo cóncavo con lo convexo, lo superficial y lo profundo, son algo común en este estilo de estructura, sin embargo, aquí se muestran como una alegoría a la tradición caroreña de la crianza de ganado caprino, es decir, a los cachos de los chivos.

Debido a las connotaciones maléficas o satánicas que se le da a la figura del chivo, cuyo origen se remonta a los primeros siglos del cristianismo, donde se creía que los dioses paganos como el egipcio Bes o el griego Pan eran responsables de las cosas malas, es algo que llama la atención es hecho de que una capilla católica tenga cachos en su frontispicio.

Elección de Modelo

La modelo escogida para las fotografías fue @aire.delmar, ella me acompañó en esta travesía llena de sol , calor y soledad, puesto que mi amigo @davidcolmenarez estuvo con nosotros solo un rato, no quedamos al final solas y a pesar de que dicha capilla se encuentra en la zona colonial de Carora, considerada una de las mejores conservadas de Venezuela, en la cual habitan aun descendientes de las familias originales, además de encontrarse a un lado del teatro Alirio Diaz otro sitio importante a nivel cultural en mi pueblo, las calles suelen ser muy poco transitadas, los habitantes pocos se ven fuera de sus casas y hasta se nos hizo un poco difícil tomar un taxi para regresarnos de allí.

Vestuario

El vestuario escogido, fue una mezcla entre ropa de antaño y algo más actual, tomando un poco la idea de los volados de la falda, en conjunto con el encaje y suavidad de la tela de la blusa, además de zapatos mary jane con suela alta de madera, al no querer representar una mujer con ropa por completo de época (además que sería muy costoso), decidí optar por escoger de mi guardarropa algo que se viera un poco antiguo y moderno a la vez, que reflejara sensualidad y un intento en vano de conservadurismo, lo cual era la idea central.

Los accesorios y maquillaje también corrieron por mi cuenta, Además de que los cuernos, fueron fabricados por completo por mi persona, con materiales como polietileno, papel, engrudo, pinturas acrílicas y patina metalizada en crema.

Esta sesión de fotos, representó todo un reto, ya que la idea del ejercicio era poner al máximo las capacidades para tomar buenas fotografías con los limitados medios que teníamos a la mano, en este sentido, las fotos fueron tomadas algunas con una vieja cámara Hp de apenas 5mpx y otras con un celular de apenas 2mpx.

A pesar de lo anterior, me encantó el resultado, ya que pude darle vida y representación visual a la historia por mi creada y que toma como siempre la inspiración en el imaginario local de mi pueblo.

No podía faltar tomarme una foto con mi modelo.

Espero les haya gustado. Les invito a leer mis próximas publicaciones y siempre estaré dispuesta a responder sus preguntas y comentarios. ¡Muchas gracias!

Maestro Antonio Navarro “El Stradivarius venezolano” (Mi patrimonio familiar).

La creación individual forma parte del patrimonio, debido a la relevancia cultural las creaciones, en este sentido el censo de patrimonio 2004-2007 de Venezuela, tomó en cuenta el registro de los portadores patrimoniales que en el pasado o en el presente, se han destacado como activadores e impulsores de determinadas expresiones culturales, convirtiéndose en patrimonio de un lugar específico, en patrimonio viviente. En dicho censo, fue registrado mi Padre, Irineo Antonio Navarro Cohil, como patrimonio viviente del Municipio Torres, Estado Lara.

Tal nombramiento se debió, a la trayectoria y reconocimiento nacional e internacional de mi padre en la Luthería, es decir, en la fabricación de instrumentos musicales, como el cuatro, la guitarra, la mandolina y la bandola. Mi padre, nació el 28 de junio de 1928 en el Paso de Baragua, limite de Lara con Falcón, vivió la primera parte de su vida dedicándose a ser obrero de hacienda, no es sino hasta después de enviudar de su primer matrimonio, que decide mudarse completamente a Carora y emprender la idea de la fabricación de instrumentos, comenzando a fabricar de manera autodidacta su primer Cuatro.

En este sentido, la experimentación sumada al conocimiento previo con respecto a las maderas, le permitió alcanzar grandes avances en su proceso de trabajo pudiendo desarrollar importantes innovaciones en el diseño del cuatro, innovaciones que alcanzaron tal relevancia, que se podría decir que gran parte del diseño actual del cuatro venezolano parte del patrón diseñado por mi padre.

El desarrollo de su técnica, le permitió crear por primera vez en la historia de la lutheria venezolana el “cuatro de concierto”, un instrumento diseñado para mejorar considerablemente el sonido, en el cual para su fabricación, intervienen factores como la escogencia de las maderas, el cálculo matemático acústico (el diseño a partir de numero 33), y la importancia de la física y los factores ambientales que afectan el proceso de ensamblaje, como lo son la temperatura y la humedad, así mismo el cálculo milimétrico en la disposición de los trastes y la creación de la cabeza y el mástil del instrumento a partir de una sola pieza de madera y no por separado y unidos como se hacía hasta ese momento, también diseñó sus aros y boquillas decorativas para los instrumentos, son unos de los aportes más importantes que ha dejado mi padre a la posteridad.

Asimismo, gran parte de su manejo experto en la selección de maderas se debió a al conocimiento acerca de las mismas por la experiencia de haber trabajado parte de su vida desmatonando potreros y talando árboles. Para mi padre, las mejores maderas para elaborar un instrumento musical, deberían provenir de un árbol hembra, en cuyos anillos se pudiera contar su edad, debido a que los árboles centenarios eran los que aportaban mejor sonido, de igual forma, el proceso de secado de la madera era importante, la madera no podía ser dejada secar bajo la acción directa del sol o lluvia, debía mantenerse la condiciones mínimas de humedad.

En este sentido, tener su taller en Carora, una ciudad calurosa y con muy poca humedad le favorecía en su trabajo. Era para él tan fácil distinguir cuanto le faltaba a una madera para estar completamente lista, que podría comprar tablones y dejarlos secar por años en su taller para luego disponer de ellos cuando fuera el momento adecuado, solía además decir que a la madera hay que quererla, hay que amarla, para que ella diera su mejor sonido.

Solía contar que Stradivarius, el genio lutier de violines, solía dormir con sus maderas y con sus instrumentos en su cama, arroparlos como sus hijos, sin saber que su temperatura corporal era lo que ayudaba a que sus instrumentos fueran los mejores, e incluso el amor era lo que los hacía mejores. Vale la pena mencionar esta anécdota, debido a que después de la muerte de mi padre, el cronista Caroreño Luis Cortez, realizó un homenaje a mi padre, describiéndolo y nombrándolo como “Antonio Navarro El Stradivarius Venezolano”, título por mucho merecido y motivo de orgullo. Dicho escrito lo pueden encontrar en blog oficial del cronista de Carora en el siguiente enlace:

http://luiscortesriera.blogspot.com/2014/06/antonio-navarro-el-stradivarius.html

Vale la pena mencionar, que mi padre no realizó sus estudios primarios completos, sin embargo sabía leer y escribir y era un apasionado de las matemáticas, lo cual le permitió desarrollar su técnica, no solo se quedó en la fabricación artesanal de cuatros de alto nivel, sino que también desarrollo patrones propios y fabricó bastantes guitarras, mandolinas y bandolas, llegando a ser reconocido con el grado de Maestro.

Entres los artistas y agrupaciones de reconocida trayectoria, que han tenido instrumentos fabricados por Antonio Navarro mi padre, esta Simón Díaz, Alirio Díaz, Cheo Hurtado, El Gordo Páez, Alí Primera, Sandino Primera, Serenata Guayanesa, Los Compadres, Cardenales del Éxito, entre muchos otros, asimismo, los instrumentos de mi padre han cruzado las fronteras en incluso fueron expuestos en el RINGVE Museo de Noruega, también hay cuatros de mi padre también en Japón, España y Alemania.

Cuatro Navarro en RINGVE Museo de Noruega.

Mi padre murió el 10 de junio de 2014, en cuanto a la preservación de su patrimonio y mantenimiento de su legado, mi hermano mayor Saulo Elías Navarro, continúa la tradición y se dedica de manera artesanal la fabricación de instrumentos de muy alto nivel, incluso llegando a perfeccionar las técnicas aprendidas de mi padre, asimismo, existen varios discípulos de mi padre que también tomaron su rumbo particular pero cuya simiente estuvo en sus patrones y técnicas, como lo son Albino Hernández, Cesar Tovar y Marco Antonio Peña.

De izquierda a derecha: Antonietta Caripá Navarro (nieta), Irene Navarro (Hija), Maestro Antonio Navarro, Mayoly Navarro (hija). En su cumpleaños 85.

Para finalizar pueden ver uno de los micros que le realizaron para televisión nacional en youtube, dicho video pertenece a sus autores y lo pongo como referencia y agradecimiento a su trabajo de mantener viva la memoria y trabajo de mi padre.

Fuente de imágenes:
Imágenes del taller de mi padre Irineo Antonio Navarro, tomadas originalmente por periodista de la fundación Bigott, publicada en su revista en los noventa, de la cual un ejemplar está en mi archivo familiar.
Fotos personales de mi archivo familiar.
Fotos del RINGVE Museo de Noruega enviada por un amigo y cliente de mi padre.
Recorte de periódico nacional, sin registro de fecha.
Fuente del video:
Autores del Video: Micro para TV: Cámara: Daniel Oseches Guión: Carmen Oseches Locución: Abelardo Oseches Producción: Carmen Oseches Postproducción: Daniel Mella/Yunai Castillo Producción General: waruttá Miyo’u Films

Espero les haya gustado leer sobre mi patrimonio familiar, es algo que me llena de orgullo y estoy feliz de compartirlo. Les invito a leer mis próximas publicaciones y siempre estaré dispuesta a responder sus preguntas y comentarios. ¡Muchas gracias!

Los Datos y Lefarias de Carora (frutos de mi tierra)

Carora es una pequeña ciudad ubicada en el municipio Torres, parroquia Trinidad Samuel, estado Lara, en Venezuela. Nuestra cercanía con el estado Zulia y estado Falcón, nos hace merecedores de un clima semiárido en algunas zonas, por otro lado nuestro municipio es tan grande que también tenemos zonas frías ya que también está cerca el estado Trujillo yendo por la carrera Panamericana.

Sin embargo, la parroquia Trinidad Samuel de la cual es capital Carora, la ciudad donde nací y vivo, está rodeada por otras parroquias igual de semiáridas, el calor es lo común en casi todos los meses del año, así como los vientos que sacuden el polvoriento paisaje de tierras amarillas, solo adornado por plantas xerófilas, las tunas y cardones.

Fuente de imagen:
https://es.wikipedia.org/wiki/Municipio_Torres_(Lara)

De ello trato hoy, de los algunos frutos que dan esas plantas, resulta ser que de niña solía siempre visitar el campo donde vivía mi abuelo, muchas personas asocian la palabra campo con zonas verdes, son obstante, cuando hablamos de un campo torrence se puede encontrar un paisaje casi desértico, cuyo follaje solo se hace notar en los muy cortos periodos de lluvia, asimismo era el campo de mi abuelo, ubicado en la parroquia Camacaro. Allí fue donde conocí por primera vez los frutos autóctonos de mi tierra, nosotros le llamamos Datos y Lefarias, ambos nacen de cactus grandes, llamados aquí Cardones, de esos cardones hay varios tipos o especies, no es mi intención aquí dar datos científicos de ellos, porque ciertamente no soy experta en botánica y la información encontrada en internet se me ha hecho ambigua al no tener certeza exacta de la especie.

Cabe acotar que, en conversaciones con algunos amigos actualmente, nadie parece recordarlos o incluso conocerlos en muchos casos, solo las personas mayores los recuerdan, esto me hizo reflexionar acerca de la importancia de mantener cierta herencia cultural viva y cuya forma de mantenerla es la oralidad.

Hoy tuve una sorpresa, mi tía había ido de visita al campo de mi abuelo y trajo algunos Datos y Lefarias. Los datos son los dos ejemplares rojos que se pueden ver en la fotografía, ellos son de forma redonda y suelen estar rodeados de espinas, pero como es de esperarse, al recolectarlos le fueron quitadas, su exterior es rojo llegando a violeta y su interior en parecido a una fresa roja con muchas semillas pequeñas, su dulzor es incomparable.

Las Lefarias por su parte tienen, una forma alargada y suelen ser verdes y rojas, en esta ocasión solo nos enviaron verdes, su interior es blanco con semillas negras de igual abundancia que en los Datos, éstas por otro lado no tienen espina, cuando la fruta está madura se abre sola y deja ver el interior, lo que da origen a su otro nombre, ya que en muchas otras partes son llamadas “Brevas”.

Sé que en otras localidades del país e incluso países como México existen frutos extraídos de plantas xerófilas, nutriendo su abanico gastronómico, preparaciones de nopales y muchas otras cosas más son sus especialidades. Pero para mí en particular, hace mucho que no veía un dato o una Lefaria de mi tierra, los que solía comer en casa de mi abuelo, siendo ello la motivación para crear este post.

Si conocen esta fruta en su localidad y le tienen otro nombre, házmelo saber. Siempre estaré dispuesta a responder sus preguntas y comentarios. ¡Muchas gracias!.